GABINETE Zona Almagro

Av Corrientes y Av Medrano
Caba Ar

Reserva
Minimo Dia Anterior
(Eventualm Consultar Disponibilidad)

Lunes Miercoles Jueves Sabado

Mañana 0800 - 1300 hs
Tarde 1300 - 2000 hs

Aranceles
-60min
50min , 75min
Express
45min , 30min

-Off 10% de 1100 a 1430 hs
60min



* utilizo de material descartable (cubrecamilla individual, etc)













Email Newsletter Subscription Box

jueves, marzo 08, 2012

MEDITACIONES SATHYA SAI BABA



La fe, ferviente y estable, es esencial para adquirir Jnana. Además debes poseer un profundo anhelo de asimilar las enseñanzas de tu Gurú. Mantente muy atento; no cedas a la pereza ni a compañías que no sean agradables o alentadoras. Para escapar de esas malas influencias, y para reforzar tu mente, se requiere dominio sobre los sentidos. Pero recuerda: la falta de fe o de estabilidad no es tan destructiva como el veneno de la duda. La duda nace de la ignorancia (Ajnana); penetra en tu corazón y allí se reproduce - ¡es la fuente de todo desastre! Levántate y dedícate a tus actividades diarias, abandonando el deseo por sus resultados, y con una fe completa. Entonces adquirirás la sabiduría y ganarás la liberación.
El mundo es una estructura levantada sobre un solo y fuerte pilar: el ”yo”. Este ”yo” está inactivo durante tu sueño profundo, y por lo tanto no hay ningún mundo, en lo que a ti respecta. De la misma manera, antes de tu nacimiento y después de tu muerte no hay mundo alguno del cual estés consciente. Para adquirir esta Jnana (sabiduría) debes pasar por las escuelas preparatorias de Karma (actividad dedicada) y Upaasana (contemplación). La actividad dedicada te ayuda a limpiar el corazón de impulsos egoístas. La contemplación te ayuda a enfocarte en forma consistente en lo Universal, lo Absoluto. Entonces Jnana emerge y permanece dentro de ti para siempre. Una vez que obtienes esta jnaana, eres igual a los más sabios, porque no hay nada más por conocer.

El arrepentimiento sincero es suficiente para transmutar el pecado en santidad. El Señor acepta graciosamente la contrición y derrama Sus bendiciones. ¿No se convirtió acaso en santo a través del arrepentimiento el salteador Rathnakara, quien estuvo implicado en actos pecaminosos hasta el momento en que amaneció la sabiduría? Él llegó a ser el Sabio Valmiki (autor de la épica Ramayana), ¿no es verdad? Su historia es prueba del valor de la contrición. Puedes preguntar: ¿es suficiente ser libre de los efectos del pecado solamente? ¿No deberían entregarse también los efectos de punya (el mérito)? Sí, deberías hacerlo. Así como el rugiente incendio de la selva reduce a cenizas todo lo que está en su camino, también la poderosa conflagración de la sabiduría (Jnana) consumirá y destruirá todo pecado y todo mérito.