GABINETE Zona Almagro

Av Corrientes y Av Medrano
Caba Ar

Modalidad Reserva Anticipada
deucalio@gmail.com

Lunes a Sabados






* utilizo de material descartable (cubrecamilla individual, etc)













Email Newsletter Subscription Box

miércoles, marzo 07, 2012

El Pequeño Libro de Sabiduría del Dalai Lama




Se dice que si uno consagra y dedica su propio cuerpo y sus posesiones (así como todas sus virtudes) al beneficio de los demás, cuando las utiliza hay que hacer como si las tomara prestadas de otros, y para su beneficio.

No deberíamos mostrarnos posesivos con nuestros asuntos, ni tampoco deberíamos trabajar para amasar más dinero cada vez, porque las posesiones serán otros tantos obstáculos a nuestra práctica de la generosidad.
El Buda dio todas sus posesiones para el beneficio de los demás, cosa que le permitió alcanzar el estado de la perfecta Iluminación.
Hemos pasado tanto tiempo, gastado tantas energías y realizado tantas investigaciones explorando el mundo exterior que si cambiamos ahora ese enfoque y lo dirigimos hacia el interior, y empezamos a analizarnos, creo verdaderamente que tendremos la capacidad de comprender la naturaleza de la conciencia (esa claridad, esa luminosidad) que reside en nosotros mismos.

En cuanto llevamos a cabo una acción, empiezan a existir las condiciones de base de una reacción, y se intensifican hasta que sus efectos se cumplen. Si, por el contrario, no la llevamos a cabo, nunca nos enfrentaremos a sus consecuencias.
Una vez que la hayamos llevado a cabo, a menos que nos decidamos a purificarla mediante las prácticas adecuadas (o si es una acción virtuosa, a menos que sea destruida por la cólera o factores contrarios) su efecto empezará a tener lugar.
Una acción, aunque se haya llevado a cabo hace varias vidas, no pierde jamás su influencia por el simple transcurso del tiempo.

De todas las personas que conocemos o que hemos tratado, ninguna vivirá ya dentro de cien años. La muerte no puede rechazarse por medio de mantras o buscando refugio en un poderoso líder político.
Yo he conocido a muchas personas a lo largo de mi vida. Ahora ya no son más que recuerdos en mi memoria.
Hoy en día, sigo conociendo a muchas más. Es como contemplar una obra de teatro: después de haber representado su papel, los actores se cambian de ropa y reaparecen.

Sin amor no podríamos sobrevivir. Los seres humanos son criaturas sociales y sentirse preocupado por los demás es la base misma de la vida en comunidad.