GABINETE Zona Almagro

Av Corrientes y Av Medrano
Caba Ar

Reserva
Minimo Dia Anterior
(Eventualm Consultar Disponibilidad)

Lunes Miercoles Jueves Sabado

Mañana 0800 - 1300 hs
Tarde 1300 - 2000 hs

Aranceles
-60min
50min , 75min
Express
45min , 30min

-Off 10% de 1100 a 1430 hs
60min



* utilizo de material descartable (cubrecamilla individual, etc)













Email Newsletter Subscription Box

martes, enero 17, 2012

Meditaciones Om Sri Sai Ram,






El buscar la alabanza y el evitar el reproche son impulsos impuros. El mundo es un nido de cuervos; algunos graznan en alabanza, otros en son de burla. Pero tú debes estar por encima de alabanzas o reproches. No des importancia a las alabanzas. Sólo así puedes ser libre y disfrutar de la verdadera felicidad. Cada uno ama a su propia religión, a su propio lugar de nacimiento y a sí mismo; ama sus propios métodos de adoración, formalidades y ceremonias. Este amor toma la forma de alabanza a nuestro propio credo, y de condena al credo de los demás. Si bien todo esto se refiere a nuestra relación con Dios, tales impulsos son y deben ser clasificados como impulsos impuros. Cuídate de tenerlos. Esas actitudes mezquinas, saturadas de ignorancia, tienen que ser erradicadas mediante la repetición del Nombre y la meditación, que llenan el corazón de sabiduría átmica, amplia y universal. Entonces los impulsos serán transformados y transmutados en impulsos sagrados, y se desvanecerán.

Debemos prestar atención no sólo a nuestro propio avance y el de nuestra familia y asociados, sino también al avance de la gente en general. El ser humano tiene que llevar una vida ejemplar, y sostener ideales elevados, dignos de ser emulados por todos. No se debe intentar menospreciar a la sociedad beneficiando sólo a la familia, porque inevitablemente se fracasará. Debemos tener visiones amplias de la paz y prosperidad de toda la humanidad, y procurar contribuir con ambas, dentro de los límites de nuestra capacidad y recursos. Para cuando llegamos a la edad madura, debemos haber descubierto que las alegrías del mundo son triviales y efímeras. Debemos estar equipados con el conocimiento superior de la alegría espiritual, profundizando en la fuente de bienaventuranza interior. Nuestro corazón debe haberse suavizado a través de nuestras experiencias, y debemos esforzarnos por p romover el progreso de todos los seres, sin distinción alguna. También debemos estar ansiosos de compartir con los demás la sabiduría entresacada de nuestra vasta experiencia.

Dios creó este Universo por Su propia iniciativa, y ordenó diversos códigos para su mantenimiento y funcionamiento regular. Había reglas de conducta correcta para cada individuo y cada grupo de personas. Ellas forman las bases del Dharma (Recta Conducta). La palabra Dharma se deriva de la raíz Dhr, que significa 'vestir'. El Dharma siginifica aquello que se viste o se practica. Es el divino atavío (Pithambara) del Señor. El Dharma salvaguarda tanto al honor como a la dignidad; él protege y otorga belleza y alegría, prestando encanto a la vida. Así como la ropa mantiene la dignidad de la persona que la viste, el Dharma protege la dignidad de todos los países y sus gentes. Cada país del mundo tiene su propio Dharma especial, o deber exclusivo. Cada país (desha) es una parte del cuerpo (Deha) del Señor, y está protegido por el Dharma que se practica.