GABINETE Zona Almagro

Av Corrientes y Av Medrano
Caba Ar

Reserva
Minimo Dia Anterior
(Eventualm Consultar Disponibilidad)

Lunes Miercoles Jueves Sabado

Mañana 0800 - 1300 hs
Tarde 1300 - 2000 hs

Aranceles
-60min
50min , 75min
Express
45min , 30min

-Off 10% de 1100 a 1430 hs
60min



* utilizo de material descartable (cubrecamilla individual, etc)













Email Newsletter Subscription Box

viernes, enero 13, 2012

Enseñanzas OM SRI SAI RAM





El gigantesco árbol llamado mente tiene dos semillas: Vasana (impulso) y Prana (respiración). La semilla se convierte en árbol; el árbol produce la semilla. La respiración se mueve debido a los impulsos; los impulsos operan debido a la respiración. Si uno de ambos es destruído, también lo es el otro. De modo que, para purificar los impulsos y librar a la mente de influencias negativas, Ajnana (la ignorancia) tiene que ser transformada. La ignorancia no existe sola; tiene un retoño: Ahamkara (el ego o egoísmo), un demonio. Ese demonio tiene dos hijas, Raga (el apego o pasión) y Vasana (impulso). Son hermanas estrechamente relacionadas entre sí. A través del apego nos invaden los sentimientos de yo y mío; estos sentimientos provocan el deseo, y el deseo genera la preocupación. Por lo tanto, debes eliminar el ego y el apego, y aniquilar los impulsos. M ediante la meditación y las prácticas espirituales puedes conquistar la ignorancia, el ego y el apego, y purificar los impulsos. Esto te hará libre.

Nuestro dominio de las lecciones espirituales es directamente proporcional a nuestra paciencia y nuestra habilidad inteligente. Los textos de la India insisten en el valor de la práctica real, y en la necesidad de confirmar las verdades mediante el único medio de experimentar personalmente su impacto. Después de dominar los textos y obtener experiencia poniendo las lecciones en práctica, no sólo recibes bienaventuranza y gracia, sino que también puedes compartir sabiduría y alegría con los demás .

No se logra ningún beneficio mediante el simple control de los impulsos. Una cobra queda inofensiva sólo si se le extraen los colmillos; de la misma manera, se deben quemar las raíces de los impulsos. Sólo entonces puede el aspirante alcanzar a Brahman. Por supuesto, hasta los deseos puros constituyen una atadura. Pero aunque sean muchos, no llegan a ser un impedimento. Una espina se quita mediante otra espina, y después ambas son descartadas, ¿verdad? Así también, luego de que los impulsos impuros hayan sido superados gracias a la influencia de los impulsos puros, debemos progresar hasta no necesitar a ninguno de ellos. Esto significa que aún el más puro de los impulsos, el ansia por la liberación, tiene que desaparecer a su debido tiempo. Sólo entonces podrás llegar a ser Brahman. Un grillete es un grillete, no importa si es de hierro o de oro. Es deir que debe mos alcanzar una etapa en la que ni lo bueno ni lo malo nos atraigan ni nos repelan. Quienquiera que se proponga tomar conciencia de Dios debe practicar el disminuir los impulsos y el refrenar la mente, y debe esforzarse por entender el principio fundamental de la Divinidad.